Al encuentro

Diario, acontecimientos y relatos de inclusión social
Miércoles, 13 Octubre 2021 17:17

Cosas que sólo me pasan cuando estoy solo

Escrito por Martín
Valora este artículo
(1 Voto)
Cosas que sólo me pasan cuando estoy solo
 

Iba a ser una sesión matutina de lanzamientos a canasta, después de mucho tiempo, en el parque. Al entrar en la cancha pude observar en la pista unas pintadas que me daban la «bienvenida»: «NEGROS NO», «KEMADOS NO», «ESTA ES LA CASA DE HITLER» (???), «MUERTE». Como no presto atención a lo absurdo, proseguí con mi rutina baloncestística. A esto que, pasados unos minutos, se aproximan dos operarios que, por su aspecto, parecían lugareños, mientras yo seguía afinando el tiro de media y larga distancia. Miraban y remiraban las pintadas con gesto contrariado y hablaban por teléfono con un supuesto superior o encargado. Tras un momento, se me acercaron y uno de ellos me saludó a la voz de «¿Tú me entiendes a mí?». En una fracción de segundo se me pasaron por la cabeza tres respuestas posibles: una, una respuesta irónica: «A pesar de ese acento cerrado, sí, le entiendo»; dos, una respuesta burlona: «Si, ¿y usted a mí?»; y tres, una respuesta más lógica: «¿Qué le hace pensar que no le pueda entender yo a usted?». Por algún extraño motivo, esta persona, que me tuteaba aunque nunca me había visto ni hablado conmigo, pensaba que no hablaba su idioma. Finalmente respondí «Claro». A lo cual me respondió «Hombre, no sé» , y añadió que iban a regresar más tarde para pintar la pista y tapar lo que llamó «carteles», y que no podría seguir jugando después hasta que se secase la pista, algo lógico. Y su compañero puso la guinda diciéndome que le dijese a mis compañeros que no fueran a jugar esa tarde. En una fracción de segundo se me pasaron por la cabeza tres respuestas posibles: una, una respuesta irónica: «¿Qué compañeros, los de clase o los del trabajo?»; dos, una respuesta burlona: «Por mí, por mis compañeros y por mí primero»; y tres, una respuesta más lógica: «Además de que va a llover esta tarde, podrían poner un cartel y cerrar la pista». Finalmente respondí: «Suelo venir solo». «Sí, pero si ves a alguien...", insistió.

Conclusión: En España, en pleno siglo XXI, sigue habiendo gente que cree que el color de la piel indica que eres extranjero, que por lo tanto no hablas español y que todos los que comparten esa característica se conocen. Pero la melanina es un pigmento cuyas propiedades son proteger de los rayos ultravioletas y de agentes patógenos. No confiere inmunidad al calor, ni produce condiciones físicas extraordinarias, ni indica su nivel educativo, ni determina su riqueza de vocabulario, ni condiciona la capacidad de una persona para hablar ningún idioma en concreto.

Gracias por su atención. 

Visto 218 veces

Deja un comentario