La acción de Cáritas en la Archidiócesis de Sevilla se desarrolla, principalmente, a través de las parroquias y de los grupos de Cáritas que trabajan en ellas. 

La parroquia es el ámbito más propio de Cáritas: realización de una comunidad cristiana que vive comprometida con los pobres, se ocupa de ellos y responde, así, al mandato del Señor. La práctica de la caridad no constituye un apéndice añadido a su actividad, sino una parte esencial e irrenunciable de su misión evangelizadora.

     A través de los grupos parroquiales de Cáritas, la Iglesia abre sus brazos a las personas y familias necesitadas del entorno más próximo, no sólo acogiéndolas y atendiéndolas en sus necesidades materiales más acuciantes, sino animándolas y acompañándolas en sus propios procesos de promoción y desarrollo personal y social.

La red parroquial

    Las Cáritas parroquiales -coordinadas a niveles arciprestal, vicarial y diocesano- forman la red básica territorial de Cáritas en Sevilla. Una red de 261 parroquias en la que participan cientos de colaboradores -mujeres y hombres, jóvenes y mayores, laicos y religiosos, voluntarios y profesionales-, que suman su compromiso en la edificación de un sociedad más justa, fraterna y acogedora.