×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 105

Apoyo de Cáritas Española a emergencias declaradas en Malí, Camboya, Pakistán y Perú

El equipo directivo de Cáritas Española ha aprobado recientemente medidas de ayuda frente a varias emergencias provocadas por fenómenos meteorológicos adversos y conflictos armados en África, Asia y América Latina.


El equipo directivo de Cáritas Española ha aprobado recientemente medidas de ayuda frente a varias emergencias provocadas por fenómenos meteorológicos adversos y conflictos armados en África, Asia y América Latina.


Desplazados en Malí En Malí, Cáritas Española destinará 247.049 euros para ayudar a las familias desplazadas y a las comunidades de acogida afectadas, desde 2012, por el conflicto que enfrenta a grupos rebeldes y fuerzas gubernamentales en la zona norte del país. De esta cantidad, 136.918 euros proceden del Convenio de Emergencias suscrito con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). El objetivo de este programa de respuesta a la emergencia, que va a ser desarrollado por la Cáritas local, es cubrir las necesidades básicas en materia de alimentos, refugio y enseres domésticos de 555 familias (unas 3.885 personas) que han tenido que dejar sus casas por el conflicto armado. El proyecto también apoyará a las familias de acogida de los desplazados, que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad. Inundaciones en Camboya y Pakistán Cáritas Española también ha respondido a los llamamientos de ayuda de emergencia lanzados por las Cáritas de Camboya y Pakistán para socorrer a los millones de damnificados por las inundaciones que desde el pasado agosto están asolando varias regiones de esos países. En Camboya, las intensas lluvias monzónicas, unidas a riadas procedentes de Tailandia y tifones de Vietnam, provocaron el desbordamiento del río Mekon, con un balance de al menos 14 muertos y 1´7 millones de personas afectadas en 17 de las 23 provincias del país.. Ante esta situación, Cáritas Camboya lanzó un llamamiento de ayuda para responder a las necesidades inmediatas de 8.500 familias. Cáritas Española se ha sumado a esta petición con un fondo de 40.000 euros, que se destinará fundamentalmente a la distribución de alimentos y lotes de productos de higiene a los damnificados, la provisión de refugios temporales y la puesta en marcha de unidades móviles de salud. De forma complementaria, 8.000 familias granjeras pobres recibirán apoyo para la recuperación de cultivos, una vez que las aguas se hayan retirado. Por su parte, las lluvias monzónicas que comenzaron a caer en Pakistán a principios del mes de agosto también causaron graves inundaciones en cuatro provincias, con un balance de más de 35.000 casas afectadas, 634.000 hectáreas de tierras de cultivo arruinadas, unas 4.500 cabezas de ganado muertas y 4.600 pueblos gravemente dañados. La mayoría de las familias de las zonas afectadas se encuentran en condiciones de máxima precariedad: sin techo, sin comida, sin pertenencias, sin acceso a forraje para su ganado, sin cultivos, sin agua potable y sin instalaciones sanitarias. Además, se han comenzado a detectar brotes epidémicos de enfermedades transmitidas por el agua estancada. La respuesta de Caritas Pakistán a esta emergencia –en la que Cáritas Española colabora con 100.000 euros–, se centra en proporcionar ayuda de emergencia a 11.500 familias y 35.000 pacientes. Emergencia en Perú por ola de frío Además, el equipo directivo de Cáritas Española ha aprobado una partida de 90.000 euros, de los cuales 31.758 proceden del convenio de emergencias suscrito con AECID, para socorrer a los afectados por la intensa ola de frío -la más grave de la última década- que está afectando a Perú, especialmente a la población de las zonas zonas alto-andinas. Los daños materiales han sido cuantiosos, tanto en viviendas –han resultado afectadas unas 6.300– como en medios de vida de la población, principalmente en ganado y pastos. En concreto, se han perdido más de 26.000 cabezas de ganado y 7.800 hectáreas de cultivos y pastizales. Por eso, se teme un agravamiento de la seguridad alimentaria en muchas de las comunidades afectadas, ya de por sí muy vulnerables antes de la ola de frío, así como un incremento de enfermedades respiratorias (sobre todo, neumonías) que pueden tener consecuencias graves en los niños menores de cinco años, ancianos y personas con enfermedades crónicas. La ayuda de Cáritas Española permitirá apoyar el plan de respuesta a la emergencia puesto en marcha por Cáritas Perú para cubrir las necesidades básicas en materia de salud de más de 3.280 familias, junto con la recuperación de sus sistemas productivos y la atención veterinaria a las miles de cabezas de ganado que han enfermado por la ola de frío. [Fuente: Cáritas Española]

Publish modules to the "offcanvs" position.