Pastoral Social, ante el Día Nacional de Caridad

III MESA REDONDA DE PERSONAS EN EXCLUSIÓN SOCIAL:

“ROSTROS DE SITUACIONES LÍMITE”

En la Iglesia de San Esteban de nuestra capital, el pasado 26 de mayo, tuvo lugar el tercer encuentro con personas en situación de exclusión social.

Nos narran los Hechos de los Apóstoles que el protomártir San Esteban, diácono de la Iglesia, formó parte de un grupo de siete personas dedicadas a la atención de viudas y primeros necesitados en las comunidades cristianas. (Hch 6, 1)

La finalidad de este encuentro es que el testimonio de estas personas llegue a la sociedad civil posibilitando un movimiento de solidaridad, en especial en nuestras Parroquias y comunidades cristianas para, de alguna manera, poder responder a sus necesidades.

A continuación, estas cinco personas expusieron, brevemente, el recorrido de sus vidas:

VICENTE: Casado y con tres hijos, después de recurrir y agotar toda clase de ayuda pública y privada,


III MESA REDONDA DE PERSONAS EN EXCLUSIÓN SOCIAL:

“ROSTROS DE SITUACIONES LÍMITE”

En la Iglesia de San Esteban de nuestra capital, el pasado 26 de mayo, tuvo lugar el tercer encuentro con personas en situación de exclusión social.

Nos narran los Hechos de los Apóstoles que el protomártir San Esteban, diácono de la Iglesia, formó parte de un grupo de siete personas dedicadas a la atención de viudas y primeros necesitados en las comunidades cristianas. (Hch 6, 1)

La finalidad de este encuentro es que el testimonio de estas personas llegue a la sociedad civil posibilitando un movimiento de solidaridad, en especial en nuestras Parroquias y comunidades cristianas para, de alguna manera, poder responder a sus necesidades.

A continuación, estas cinco personas expusieron, brevemente, el recorrido de sus vidas:

VICENTE: Casado y con tres hijos, después de recurrir y agotar toda clase de ayuda pública y privada,


 es atendido por las Hermanas de la Cruz en las necesidades más perentorias. En la actualidad intenta gestionar, junto con su mujer, una librería en la Barriada de La Oliva. Ha pasado por un largo contencioso con el banco y le produce pánico recibir cualquier carta o comunicación de aviso de algún pago. Lo peor que lleva es cuando sus hijos le dicen: “Papá, hay carta en el buzón”.

RODRIGO: Natural de Colombia, llegó a España en el año 2007. Ha trabajado, principalmente, en hoteles, desempeñando diversas tareas bastante cualificadas. Desde hace cuatro años se encuentra en paro, habiendo agotado todas las posibles prestaciones. Lleva un año viviendo exclusivamente a expensas de Cáritas y alguna atención por parte de la UTS (Unidad de Trabajo Social). Se lamenta de que a pesar de su exitosa experiencia laboral, no consigue encontrar empleo. No pierde la ilusión y la esperanza de trabajar. Lo que más le angustia es verse indefenso e impotente ante el futuro incierto de sus hijos.

ROSA: Divorciada hace cuatro años. Su marido se desentendió de la obligatoria aportación familiar y atención de los hijos. Sus posibilidades laborales se ven obstaculizadas, gravemente, por tener que atender a una hija con espina bífida y a su madre con minusvalía. Le quita el sueño y las ganas de vivir la impotencia que siente al verse totalmente limitada. Trabajaría en todo lo que le saliese pero ante la necesidad de atender a su madre y a su hija, no le resulta posible. Le angustia especialmente no contar con los recursos necesarios para atender los gastos derivados de la enfermedad de su hija, el hecho de no poder dar a sus hijos lo mínimo para seguir viviendo, y el no encontrar un trabajo compatible con su horario que le permita continuar pagando la hipoteca.

SONIA: Es de Guinea Ecuatorial y llegó a España hace doce años. Ha realizado diversos cursos de cuidados sanitarios, cocina, etc. y ha trabajado durante casi todo este tiempo, llegando a adquirir un piso para su domicilio. Recibe ayuda de Cáritas. Teme en cualquier momento ser desahuciada por impago de la hipoteca. Padece una enfermedad crónica, que está incidiendo gravemente en su delicada situación. Tiene mucho miedo a verse en la calle, pues aunque es muy luchadora, no sabe dónde iría. También le preocupa no poder enviar ningún dinero a los suyos, ya que no le es posible ahorrar como hizo en otro momento. Desea vender pequeños objetos de regalos manuales, elaborados por ella, y así seguir adelante.

CLAUDE: Natural de Camerún. Salió de su país hace catorce años y tardó diez en llegar aquí, tras una penosa travesía por Marruecos y otros países africanos, presenciando numerosas muertes de compañeros de viaje. Consiguió entrar en nuestro país en una patera hace cuatro años y sin hablar nada de español. Ha sobrevivido aparcando coches y pernoctando donde encontraba. Hoy tiene un trabajo parcial en Cáritas, habiendo realizado un curso de soldadura y otras actividades de formación. Se desenvuelve perfectamente en nuestro idioma.

 

POSIBLES INICIATIVAS”

1.- Entre las iniciativas aportadas por los afectados se considera que la formación sigue siendo importante para encontrar un empleo, aunque se apunta que no es suficiente.

 2.- Rueda Solidaria. Proyecto creado por un grupo de personas concienciadas ante el problema de desempleo y exclusión social en colaboración con Cáritas. Se promueven puestos de trabajo de Servicio de Ayuda a Domicilio para Mayores que al no percibir la ayuda de la dependencia, se encuentran gravemente desatendidos. Es una experiencia nueva con resultados esperanzadores.

3.- La necesidad y urgencia que deberíamos tener ante situaciones similares a las expuestas y que deberían activar nuestras conciencias.

 

Inicio del Foro de la “Creatividad en la Caridad”.

Por parte de la coordinación del Encuentro se constata que la sensación de fracaso e inutilidad permanente lleva a la desesperación y al desánimo. Por ello se ofrece a los presentes que faciliten sus direcciones y correos, para tener abierta una conexión permanente y buscar soluciones, de manera que este Encuentro no quede como un acto aislado.

Concluye el mismo con una breve reflexión de cómo la esperanza es motor de la vida y ha estado presente en todo momento. Cualquier iniciativa por pequeña que nos parezca, puede ser útil con voluntad e imaginación, ya que así “es posible sumar”. Pensemos que los “grandes problemas” se abordan con “pequeñas soluciones”, y esas están en nuestras manos. Un vaso de agua, que podemos considerar como lo mínimo, en este ámbito de Dios, está bendecido por Él.

Dios espera de nosotros más radicalidad en la vivencia del Evangelio.

Publish modules to the "offcanvs" position.