Cuando la economía solidaria genera empleo en mitad de una crisis

BioAlverde, la empresa de inserción que Cáritas Diocesana de Sevilla puso en marcha en 2015 para el acompañamiento y empleo de personas socialmente vulnerables, ha incrementado su plantilla a pesar de la crisis sanitaria y económica actual.


BioAlverde, la empresa de inserción que Cáritas Diocesana de Sevilla puso en marcha en 2015 para el acompañamiento y empleo de personas socialmente vulnerables, ha incrementado su plantilla a pesar de la crisis sanitaria y económica actual.


 

[Fuente: BioAlverde]

 

«Ha sido un año difícil y complejo, pero gracias al esfuerzo común y todo el apoyo que recibimos de nuestros socios y socias se han podido mantener los puestos e incluso ampliar el equipo», afirma satisfecho Fernando Rodríguez, director de la entidad.

El objetivo principal del proyecto es facilitar el acceso al empleo a colectivos en situación de vulnerabilidad, tras un periodo de acompañamiento y formación y a través del desempeño de un puesto de trabajo dentro de la estructura de la empresa. Son dieciocho personas -más del cincuenta por cierto del total de la plantilla- las que actualmente están mejorando sus competencias dentro del programa. «Cabe destacar que más del sesenta por ciento son mayores de cincuenta años, que encuentran una enorme barrera en el mercado laboral, cuando se trata de trabajadores y trabajadoras absolutamente capaces y con una experiencia más que deseable para cualquier empresa», nos comentan.

BioAlverde tiene, además, un fuerte valor medioambiental, dado que las áreas que desarrolla -alimentación ecológica y reciclaje textil- están directamente relacionadas con el cuidado del entorno.

En su finca de Olivar de Quintos ha logrado producir en este año más de cuarenta mil kilos de hortalizas con certificación ecológica. Estas verduras, junto con otros productos de comercio justo y de cercanía, igualmente ecológicos, pueden adquirirse en el establecimiento situado en el mismo terreno o recibirse a domicilio a través de un servicio de reparto, también propio. De hecho, en 2020 han ampliado las zonas de entrega, llegando también a pueblos como Tomares o Camas, hasta alcanzar casi cuatrocientos cincuenta domicilios. Esta tarea ha sido de vital importancia, especialmente en los meses de confinamiento, cuando se ha facilitado la adquisición de alimentos de calidad a personas con un grave riesgo de contagio.

El segundo eje del proyecto -el área textil- ha podido gestionar durante este año un millón de kilos de residuos textiles (prendas de ropa, calzado, alfombras, mantelerías…) reutilizados o reciclados a través del proyecto Moda Re- de Cáritas Española. Son ya más de cien los contenedores que la organización tiene ubicados en diferentes puntos de la provincia.

Para Manuel Hernández, jefe del departamento de Economía Solidaria de Cáritas Diocesana de Sevilla, «estos números son impensables sin la inestimable ayuda de las Cáritas parroquiales, donantes, socios y socias, certificadoras, colaboradores, empresas asociadas, voluntariado y toda la red social que nos envuelve».

Con este fuerte apoyo y el esfuerzo de mejora de su plantilla, BioAlverde confía en continuar ampliando los puestos de trabajo y, por tanto, el número de personas vulnerables acompañadas, multiplicando la instalación de contenedores a través de acuerdos con ayuntamientos y entidades, y creciendo en servicios mediante la ampliación de las zonas de reparto y la oferta de alimentación a hostelería.
 

Publish modules to the "offcanvs" position.