×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 105

Los voluntarios de Dos Hermanas concluyen la revisión de su trabajo en Cáritas

Más de sesenta voluntarios de las Cáritas de Dos Hermanas, reunidos en la parroquia de Nuestra Señora de la Oliva de la localidad nazarena, han concluido este fin de semana el trabajo de reflexión realizado durante todo el curso sobre el hacer en Cáritas. Durante este proceso de reflexión los voluntarios de Cártias han abordado un análisis de aspectos tales como la pobreza, el asistencialismo, la denuncia profética, el trabajo en red, la sensibilización y los valores.


Más de sesenta voluntarios de las Cáritas de Dos Hermanas, reunidos en la parroquia de Nuestra Señora de la Oliva de la localidad nazarena, han concluido este fin de semana el trabajo de reflexión realizado durante todo el curso sobre el hacer en Cáritas. Durante este proceso de reflexión los voluntarios de Cártias han abordado un análisis de aspectos tales como la pobreza, el asistencialismo, la denuncia profética, el trabajo en red, la sensibilización y los valores.


El proceso de reflexión realizado es la consecuencia de un discernimiento que se planteaba en el seno del Consejo Arciprestal en el mes de noviembre de 2012, a partir de cuatro interrogantes: ¿Qué hacemos en Cáritas? ¿Cómo lo hacemos? ¿Qué podemos hacer? ¿Como lo podemos hacer? Desde ese momento se han venido desarrollando una serie de trabajos que avanzaron en la necesidad de analizar la situación actual que se vive en nuestras acogidas, así como en la necesidad de mejorar el acompañamiento de las personas para no caer en un mero asistencialismo. De esta forma, el pasado 15 de junio se sometían a la consideración de todos los voluntarios las principales conclusiones a las que se ha podido llegar en esas reuniones, abordando todas las respuestas a la luz del Evangelio y una fe transformadora. Las principales conclusiones, a las que a partir de ahora se dará forma de manera más concreta son: -Hay que actuar para que la sociedad no normalice la situación de pobreza de tantas familias. La imagen de personas comiendo de contenedores, las largas colas en comedores, las masivas recogidas de alimentos... no son reflejo de ninguna normalidad. -Los empobrecidos tienen rostros, vidas y necesidades diferentes. Hay que cuidar el acompañamiento para que la persona se sienta atendida en sus necesidades reales. -Nuestra acción se basa en el discernimiento para así determinar las graves secuelas sociales que dejará la crisis económica. Hay que construir un nuevo mundo desde una sociedad más justa. -Estamos llamados a trabajar en red para la optimización de los recursos y el mejor y más coordinado trabajo de todos centrados en la persona. -La sensibilización de la sociedad es fundamental para abordar las posibles soluciones a la crisis. Tenemos que ser la voz de los empobrecidos, los desahuciados, los que sufren la falta de recursos, los que viven en las zonas marginales y de exclusión, los que padecen algún tipo de esclavitud... -Tenemos que recuperar valores, cuya pérdida han sido causa y efecto de la crisis que venimos padeciendo. El amor al prójimo, la fraternidad, deben ser la base de una sociedad mejor. Los voluntarios concluyeron con un gesto público en el que lanzaron seis globos rojos con forma de corazón que llevaban frases con compromisos de todos, compromisos que son una consecuencia de una fe capaz de transformar nuestros propios planteamientos de vida. [Texto e imágenes: Andrés Gotor de Astorza]

 

Publish modules to the "offcanvs" position.