×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 105

"Es como si hubieran lanzado bombas nucleares"

Los miembros de los equipos de ayuda humanitaria de Cáritas Filipinas que han accedido ya a las zonas siniestradas por el paso del tifón Haiyan han mostrado su desolación ante las escenas de devastación que están presenciando. Desde Tacloban City, en Leyte, Rey Barnido, miembro del personal de Cáritas Filipinas presente en el terreno, ha informado de que "el hospital regional está desbordado de pacientes que necesitan ayuda. Hay muertos por todas partes. No hay agua ni energía. Los voluntarios están tratando de gestionar este desastre. Es como si hubieran lanzado bombas nucleares".


Los miembros de los equipos de ayuda humanitaria de Cáritas Filipinas que han accedido ya a las zonas siniestradas por el paso del tifón Haiyan han mostrado su desolación ante las escenas de devastación que están presenciando. Desde Tacloban City, en Leyte, Rey Barnido, miembro del personal de Cáritas Filipinas presente en el terreno, ha informado de que "el hospital regional está desbordado de pacientes que necesitan ayuda. Hay muertos por todas partes. No hay agua ni energía. Los voluntarios están tratando de gestionar este desastre. Es como si hubieran lanzado bombas nucleares".


Por su parte, el secretario ejecutivo de Cáritas Filipinas, el padre Edwin Gariguez, ha expresado su temor ante la posibilidad de que otras áreas, a las que todavía no se ha accedido, estén igual de afectadas. En su comunicación, el padre Gariquez informó de la situación de la isla de Sama, el primer lugar de Filipinas donde la tormenta tocó tierra, donde se han confirmado ya cientos de muertos y miles de desaparecidos. Del mismo modo, los reportes que se van recibiendo señalan la destrucción total de Giporlos y Catbalogan, y varios miles de personas desaparecidas en Basey. Según los mismos, "la situación es muy grave en Panay y Biliran, con viviendas arrasadas y muchas bajas. La archidiócesis de Jaro ha informado también de que las ciudades de Concepción, Ajuy, Estancia y Balasan han sido destruidas. “Es la tormenta más fuerte y más grande que ha golpeado nunca el país. Ha afectado a una zona ya devastada por un terremoto. Estamos en una situación de máxima necesidad. Es una gran calamidad”, ha señalado Gariguez. Cáritas Filipinas ha realizado un llamamiento de solidaridad a las 86 diócesis del país para afrontar la catastrófica situación. La Iglesia está tratando de proporcionar refugio y alojamiento temporal a las víctimas del desastre, mientras los voluntarios de Cáritas se están organizando en las diócesis afectadas por el desastre, con equipos que van accediendo a las zonas incomunicadas y han sido ya capaces de canalizar alimentos hacia algunas de las zonas más afectadas. En breve se pondrán a disposición de los afectados 18.000 lonas para refugios temporales, así como agua, productos de higiene y artículos no perecederos para 5.000 familias. Asimismo, está en marcha un programa de trabajo comunitario destinado a la retirada de escombros. Cáritas se moviliza contrarreloj para ofrecer una respuesta coordinada Mientras, la red Cáritas se moviliza contrarreloj para responder a la llamada de socorro y ha celebrado una primera reunión operativa, en la que se ha resuelto el envío inicial a Cáritas Filipinas de 1.435.000 euros para afrontar la fase inicial de esta emergencia. Según el coordinador Cáritas Asia, Eleazar Gómez, "se necesitará un plan de rehabilitación y reconstrucción a gran escala para poder restituir una vida normal a la población. Estamos cerca de las personas afectadas por el duelo y hacemos un llamamiento para que se realice una movilización de ayuda internacional”. Una vez realizadas las primeras evaluaciones, Cáritas Filipinas pondrá a punto en las próximas semanas un plan global de respuesta a la emergencia que contará con el apoyo del conjunto de las Cáritas de todo el mundo. Así lo ha expresado el presidente de Caritas Internationalis, el cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga: "Nuestras oraciones están con el pueblo de Filipinas. Son un pueblo que ha sufrido muchos desastres naturales en el pasado, siempre con gran capacidad de recuperación y de fe. Pueden estar seguros del apoyo de las Cáritas de todo el mundo". Cáritas Española envía una primera ayuda de 200.000 euros Cáritas Española, que mantiene desde hace décadas una estrecha relación de cooperación fraterna con ese país asiático, se ha puesto a disposición de Cáritas Filipinas para acompañar su respuesta a la emergencia en el marco de la red internacional. En este sentido, ha aprobado ya el envío urgente de una partida inicial de 200.000 euros para apoyar las acciones de ayuda a las víctimas en esta primera fase de la emergencia. Asimismo, ha activado una campaña de solidaridad “Cáritas con Filipinas”, con objeto de canalizar el compromiso de los donantes españoles con los damnificados del tifón Haiyan. La mayor tormenta de la historia de Filipinas El supertifón Haiyan -conocido localmente como Yolanda- sacudió el centro de Filipinas el viernes 8 de noviembre con vientos de más de 300 km/h, obligando al menos a 4 millones y medio de personas a buscar refugio en albergues de emergencia. Ha sido una de las tormentas más fuertes que ha azotado el archipiélago en las últimas décadas, dejando tras de sí un rastro de destrucción en varias de las islas centrales. Según las primeras estimaciones, podría hablarse de hasta 10.000 muertos en una sola provincia. El tifón ha golpeado algunas de las zonas que ya fueron afectadas por el terremoto de 7,3 grados de magnitud registrado el mes pasado en Filipinas.

Si desea contribuir con esta emergencia, puede realizar cualquier donativo usando su tarjeta de crédito o débito directamente desde aquí mismo. También puede hacerlo realizando un ingreso por cuenta bancaria en: Cáritas Diocesana de Sevilla. Banco Popular, número de cuenta: 0075-3001-31-0607594885, detallando concepto "Cáritas con Filipinas"

.

Publish modules to the "offcanvs" position.