Sala de prensa

Actuar… porque otro mundo es posible

Cuando hay una catástrofe en cualquier lugar del mundo y nos enteramos por los medios de comunicación, la población suele reaccionar con generosidad. Poco después, quizás por la preocupación hacia las comunidades dañadas, a organizaciones como Cáritas se nos presiona para solucionar los problemas de las víctimas en un plazo muy corto.

La atención de la emergencia en el primer momento supone atender las necesidades básicas, pero la reconstrucción requiere  unos plazos más largos. Supone construir viviendas, promover la cohesión social, buscar nuevas formas de ganarse la vida. Eso requiere tiempo.

Muchas organizaciones atienden las primeras necesidades y después se marchan. Cáritas permanece, porque, casi siempre, ya estaba en el país antes de la emergencia.


Cuando hay una catástrofe en cualquier lugar del mundo y nos enteramos por los medios de comunicación, la población suele reaccionar con generosidad. Poco después, quizás por la preocupación hacia las comunidades dañadas, a organizaciones como Cáritas se nos presiona para solucionar los problemas de las víctimas en un plazo muy corto.

La atención de la emergencia en el primer momento supone atender las necesidades básicas, pero la reconstrucción requiere  unos plazos más largos. Supone construir viviendas, promover la cohesión social, buscar nuevas formas de ganarse la vida. Eso requiere tiempo.

Muchas organizaciones atienden las primeras necesidades y después se marchan. Cáritas permanece, porque, casi siempre, ya estaba en el país antes de la emergencia.