×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 797

Sala de prensa

La XXII Escuela de Otoño de Cáritas Diocesana reúne a 430 voluntarios que ‘ven’


Cáritas Diocesana de Sevilla ha celebrado este fin de semana su tradicional Escuela de Otoño que este año alcanza su vigésimo segunda edición y que en esta ocasión se ha desarrollado bajo el lema “Cáritas, un corazón que ve”.
 


Cáritas Diocesana de Sevilla ha celebrado este fin de semana su tradicional Escuela de Otoño que este año alcanza su vigésimo segunda edición y que en esta ocasión se ha desarrollado bajo el lema “Cáritas, un corazón que ve”.
 

 
 
 
 
 
 
 
 
Este fin de semana se ha celebrado en Pilas, bajo el lema “Cáritas, un corazón que ve”, el encuentro de formación y fraternidad de voluntarios de Cáritas Diocesana de Sevilla.
 
Esta edición ha contado en una de sus charlas con la presencia de Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas Española, que señaló. que “hoy en día hay muchos nortes en el sur y muchos sur en el norte, el mundo es heterogéneo y hay un nuevo concepto de pobreza global” o que “el empleo ya no asegura la integración social: un trabajo no asegura la autonomía de una familia” 
 
 
Cáritas Diocesana de Sevilla ha celebrado este fin de semana su tradicional Escuela de Otoño que este año alcanza su vigésimo segunda edición y que en esta ocasión se ha desarrollado bajo el lema “Cáritas, un corazón que ve”.
 
El evento, al que acudieron 430 voluntarios de las distintas Cáritas parroquiales, estuvo presidido por el delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Sevilla, Carlos González Santillana, así como su director, Mariano Pérez de Ayala, que dio la bienvenida a los participantes para asistir “a uno de los momentos más importantes del año ya que sirve para seguir formándose y seguir creciendo, pero también es un gran momento de convivencia”. 
 
Tras la inauguración, el turno fue de Vicente Altaba, exdelegado episcopal de Cáritas Española, que fue el encargado de realizar la ponencia inaugural bajo el título ‘El compromiso del voluntariado desde una espiritualidad de hondura’ donde dejó frases importantes como que “Cáritas no se entiende si no es desde la espiritualidad y la realidad social”; “Caridad implica una profunda experiencia del amor de Dios, que es lo único que salva”; “Caridad es hacernos cargo los unos de los otros”; “necesitamos educarnos en la escucha, hemos de ver con los ojos pero también con el corazón”; "nuestra opción debe ser por los pobres y no por la pobreza" o "servir a los pobres es luchar contra las causas de la  pobreza".
 
Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas Española, se encargó de la ponencia del sábado titulada ‘Girar la mirada hacia lo que nos pide el mundo a Cáritas para hacer realidad el mensaje de Jesús hoy’, en la que destacó ideas como que “desde la Iglesia tenemos un gran desafío de llegar a los jóvenes”; “hay muchos grupos en la Iglesia a los que tenemos que ayudar, es tiempo de transversalidad”; “hoy en día hay muchos nortes en el sur y muchos sur en el norte, el mundo es heterogéneo y hay un nuevo concepto de pobreza global”; “el empleo ya no asegura la integración social: hablamos muchas veces de los trabajadores pobres y un trabajo no asegura que una familia pueda mantener una vida autónoma”; o que “trabajamos para que las distintas comunidades sean cada vez más resilientes, es decir, estén cada vez más preparadas para las posibles catástrofes”. Además, no quiso dejar escapar la oportunidad para agradecer a los voluntarios la labor que desarrollan, recordando el título que versa el lema de la campaña institucional, ‘Tu compromiso mejora el mundo’. 
 
Cualquier mirada no basta
 
En la tarde del sábado los voluntarios y colaboradores de Cáritas Sevilla, reunidos por lugares de procedencia, tuvieron la oportunidad de contemplar y cuestionar su acción dentro de la comunidad parroquial donde incidieron en que cualquier mirada no bastaba en la realidad que viven, sino que hacía falta una mirada profunda desde la fe de Jesús para ver como Él ve y mirar a los que mira Jesús. Momento de análisis donde se concluyó que era necesario un corazón que ve con una mirada atenta, profunda y compasiva, ya que la caridad comienza con abrir los ojos a la realidad desde la perspectiva de los pobres como destinatarios del Evangelio, por lo que también se adquirieron pequeños compromisos para que cada grupo pueda crecer y mejorar su propio ser y hacer. en Cáritas. 
 
Junto con las notas musicales y reflexiones del grupo IXCIS, se vivió un momento acogedor y lleno de entrega donde las canciones y vivencias de los voluntarios se mezclaron en una gran vigilia para ponerle el broche perfecto a un gran día.
 
La mañana del domingo comenzó intentando hacer realidad “esa nueva mirada” que se fue preparando durante el encuentro con el objetivo de mezclar espiritualidad y acción social, profundizando sobre los migrantes y refugiados que se encuentran en nuestro mundo de hoy y que nos llaman a compartir unidos su viaje para que, a través de la cultura del encuentro, se siga el camino de la paz bajo el lema ‘Compartiendo el viaje’. En este momento también participaron otras organizaciones de la Iglesia que trabajan con migrantes y refugiados: las misioneras claretianas, Espacios Berakah, CVX- Comunidad Mambré, Asociación Claver y el Proyecto Nazaret de Cáritas Diocesana.
 
La celebración de la eucaristía fue presidida por el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, que puso el final a un encuentro que, una vez más, ha tenido como único objetivo, formar a los agentes de Cáritas desde la llamada que Dios nos hace a ejercer la caridad con sumo cuidado y entrega, dando las herramientas y la atención adecuada a los más vulnerables.