Sala de prensa

COVID-19 “Ayúdanos a estar cerca”

 Cáritas Diocesana de Sevilla llama a la solidaridad ciudadana ante el aumento de las demandas de ayuda.

La Cruz de Lampedusa visita San José de la Rinconada

En el recorrido que la Cruz de Lampedusa está realizando por la provincia de Sevilla, el pasado miércoles 22 de enero visitó la Parroquia San José de San José de la Rinconada y fue acogida por toda la comunidad parroquial (Cáritas, hermandades, grupos…), además de contar con la presencia de otras parroquias cercanas para vivir toda una fiesta de sensibilización y testimonios. 
 

En el recorrido que la Cruz de Lampedusa está realizando por la provincia de Sevilla, el pasado miércoles 22 de enero visitó la Parroquia San José de San José de la Rinconada y fue acogida por toda la comunidad parroquial (Cáritas, hermandades, grupos…), además de contar con la presencia de otras parroquias cercanas para vivir toda una fiesta de sensibilización y testimonios. 
 

 
La celebración contó con algunos testimonios de personas migrantes que se encuentran en proyectos de las dos Cáritas parroquiales de la localidad. Así, los asistentes pudieron escuchar de primera mano cómo Max vino desde Senegal atravesando en patera el mar y “viviendo unos duros momentos de sufrimiento”; Norma tuvo que dejar su “amada” Venezuela porque ya no podía contar con medicinas para tratar su psoriasis y se encontraba muy mal, por lo que se vino a España con una hija y sus cinco nietos, dejando allí al resto de hijos y familia y a pesar de que tiene edad de jubilarse, sigue trabajando duro para enviar dinero a los que siguen allí y paliarles el hambre, porque “se pasa hambre, mueren niños y mayores por falta de medios en los hospitales”; y Cinthia vino con 13 años de Nigeria con su madre porque ella “no quería que se la llevarán como a tantos niños y niñas que desaparecían de la escuela para la guerra”, estuvo tres días en un bote “pasando frío, mucho miedo y llegamos deshidratadas porque no llevábamos agua”, llegando a las costas de Italia y “como pudimos, cogimos un autobús que nos trajo a España”.
 
El párroco de la Parroquia San José Nuestro y su equipo de Cáritas, que fueron los encargados de acoger a la Cruz, invitaron y contaron con la presencia de otras comunidades y pueblos vecinos, a sus hermandades, párrocos, y participantes y voluntariado de otras Cáritas como Brenes, Alcalá del Río o Burguillos. 
 
De esta manera, la vigilia fue llevada por la Cáritas Parroquial Santa María de San José de La Rinconada. También se celebró una Eucaristía y hubo un tiempo para adorar a la Cruz, donde todo aquel que quiso pudo acercarse, arrodillarse, tocarla o besarla para orar por los hermanos migrantes que cada día se enfrentan a la realidad de tener que salir de su lugar de origen en condiciones extremas. El acto contó también con unos minutos de reflexión en silencio donde se proyectaron una serie de imágenes de sensibilización. 
 
En definitiva, la visita de la Cruz fue una ocasión perfecta para tener presente más que nunca a personas que tienen que dejar su tierra, familia y amigos, sus proyectos... buscando una vida mejor.