Sala de prensa

COVID-19 “Ayúdanos a estar cerca”

 Cáritas Diocesana de Sevilla llama a la solidaridad ciudadana ante el aumento de las demandas de ayuda.

Por el 1 de mayo, más solidarios que nunca

La Acción Conjunta Contra el Paro ve imprescindible rescatar a las personas y las empresas en su manifiesto por el Día Internacional del Trabajo.
 

La Acción Conjunta Contra el Paro ve imprescindible rescatar a las personas y las empresas en su manifiesto por el Día Internacional del Trabajo.
 

 
Por el 1 de mayo, festividad de San José Obrero y Día Internacional del Trabajo, las organizaciones que promueven la Acción Conjunta contra el Paro (ACCP), junto con Iglesia por el Trabajo Decente, unen las voces para celebrar el sentido creador del trabajo. 
 
Conscientes de que este año se celebra en una situación muy especial por el COVID19, desde la plataforma afirman que “esta situación nos ha devuelto a la realidad y racionalidad de lo humano frente a la realidad y racionalidad de lo económico, en la que hemos vivido”. Además, no se olvidan de los numerosos fallecidos, a los que muestra “nuestro más profundo dolor por todas las personas fallecidas a causa de esta pandemia, y nuestra solidaridad, cercanía y cariño con todas las personas y familias que han perdido a sus seres queridos en las dramáticas circunstancias en que ha sucedido”. 
 
Este Primero de Mayo, que dadas las circunstancias “es una fecha ideal para reflexionar muchos aspectos de nuestras vidas y de nuestra sociedad”, se quiere llamar la atención sobre algunos de ellos a través de un manifiesto, cuyas ideas principales son:
 
1. La realidad que estamos viviendo ha puesto de manifiesto el gran valor del trabajo humano para que la vida de las personas y el funcionamiento de nuestra sociedad sean posibles, y ha mostrado que los trabajos aparentemente más humildes han resplandecido como los más necesarios y han realizado una actividad imprescindible para que el país no se pare, para que las personas tengan respuestas, y lo han hecho por solidaridad, no por interés económico.
 
2. Sobrecoge la situación que viven las personas trabajadoras y sus familias que han perdido su empleo. Es evidente que hace tiempo que se ha roto la relación entre empleo y salario: toda persona tiene el derecho y el deber de trabajar, pero lo necesario para vivir ella y su familia no puede depender de un derecho perdido o convertido en precario. Esta situación es especialmente grave en el caso de los trabajadores excluidos, inmigrantes, personas sin hogar y otros colectivos que han sido expulsados de la sociedad. No es decente una sociedad que convive con esta lacra sin alarmarse.  
 
3. Destaca positivamente el papel de las instituciones públicas, se ha evidenciado que son imprescindibles para atender y satisfacer las necesidades de las personas y garantizar el funcionamiento de la sociedad. Desde ACCP se felicita y agrade el trabajo de tantas personas que lo están haciendo posible con el agravante de carecer de los medios necesarios para ello. Los recortes en sanidad, políticas sociales, educación… han creado una situación de desamparo de las personas y de los propios profesionales, ahora desbordados. No se esperaba la avalancha de personas que aguardan cobrar desempleo, respuesta de su ERTE o solicitar la Renta Mínima, pero los servicios sociales o los servicios de salud ya estaban desbordados antes de la pandemia a causa de los recortes y las privatizaciones. Ahora pagamos las consecuencias: Millones de personas esperan una respuesta que no llega. Reivindicar lo público y potenciarlo es una necesidad para garantizar la vida humana y el funcionamiento de la sociedad.  
 
4. La actividad empresarial se ha mostrado como uno de los principales soportes de la sociedad. Autónomos y PYMES, que son la mayoría de empresas, afrontan una crisis sin precedentes, y necesitamos más que nunca los bienes y servicios que producen y los puestos de trabajo que crean. Igual que en el caso de los trabajadores, también los autónomos y PYMES precisan la ayuda necesaria para recuperarse y transformarse acogiendo en su actividad “la gratuidad que fomenta y extiende la solidaridad y la responsabilidad por la justicia y el bien común”. Pero esta ayuda no puede suponer una hipoteca para toda la vida, sino un reconocimiento a su función social, totalmente necesaria. Si no recuperamos su actividad, no saldremos de la crisis.
 
5. Los actores políticos han tenido un primer momento de lucidez y se han puesto unidos manos a la obra, pero poco han tardado en evidenciar que no saben salir del bucle inhumano en el que llevan metidos muchos años: pretender crecer electoralmente a costa de desprestigiar al otro. La sociedad está poniendo de manifiesto la unidad y la solidaridad como camino para responder a esta situación y afrontar el futuro.
 
6. En circunstancias normales como Iglesia estamos en casi todas las situaciones de sufrimiento y dolor que hay en nuestra sociedad. En esta crisis lo seguimos estando con mayor intensidad, a través de muchas personas anónimas que desarrollan y animan actitudes de entrega, que están presentes en multitud de asociaciones ciudadanas y organizaciones solidarias, partidos y sindicatos; y lo estamos mediante el trabajo de las parroquias, las congregaciones religiosas y los servicios que la Iglesia tenemos organizados de manera permanente. Pero la situación actual nos exige algo más: que intensifiquemos la pasión por la justicia, descubriendo y explicitando que la caridad también es “el principio de las relaciones sociales, económicas y políticas” para no “dar a las personas de lo mío sin haberle dado en primer lugar lo que en justicia le corresponde”. Unir caridad y justicia es uno de nuestros mayores retos para ahora y para el futuro.  
 
“Creemos que todos tenemos varias tareas pendientes”, concluye el manifiesto, destacando “rescatar personas y empresas, resucitar las instituciones públicas, regenerar la vida política y afrontar unidos los retos del futuro”. Además, en “la Iglesia seguimos teniendo pendiente la tarea de intensificar la relación entre caridad y justicia, la defensa pública y constante de los empobrecidos, excluidos y explotados”.
 
 
#CadaGestoCuenta
#1DeMayo