Imprimir esta página

Alerta por la escalada de violencia y el deterioro de las condiciones de vida en Colombia

El Grupo de Trabajo de Colombia de Cáritas expresa su alarma sobre los efectos de Covid-19 en la reactivación de los grupos armados.
 

El Grupo de Trabajo de Colombia de Cáritas expresa su alarma sobre los efectos de Covid-19 en la reactivación de los grupos armados.
 

 
El Grupo de Trabajo de Colombia de Cáritas Internationalis ha expresado su alarma ante la escalada de la violencia que se está registrando en el país como consecuencia del aumento de la actividad de los grupos armados, que, aprovechando la situación de aislamiento preventivo impuesto por el coronavirus, intentan tomar bajo su control varios territorios.
 
En un comunicado difundido la pasada semana, este Grupo de Trabajo –del que es miembro activo Cáritas Española— apela a la comunidad internacional para impulsar las acciones oportunas que permitan la protección de la integridad y la vida de cientos de líderes comunitarios que actualmente se encuentran amenazados y el cese del reclutamiento forzado de niñas y niños por parte de los grupos armados.
 
Este es el contenido íntegro del comunicado:
 
Grupo de Trabajo de Colombia de Cáritas Internationalis
 
COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA
 
El Grupo de Trabajo de Colombia conformado por las Cáritas abajo firmantes, ante el escalamiento de la violencia, el agravamiento de las condiciones de vida de gran parte de la población, la situación sanitaria actual y el riesgo de ralentización de la implementación del Acuerdo de Paz, queremos invitar a la Comunidad internacional a prestar atención a las siguientes situaciones:
 
1. La emergencia sanitaria causada por la pandemia del COVID-19, que en Colombia aún no ha llegado al pico más alto, ha generado afectaciones importantes en toda la población; agravando especialmente las condiciones de vida de aquellos grupos humanos que histórica y estructuralmente son más vulnerables: migrantes, indígenas, personas en situación de pobreza, habitantes de calle y privados de libertad. Llamamos la atención de manera especial sobre la situación sanitaria y humanitaria que atraviesan las regiones amazónica y pacífica, donde se presentan altos índices de contagio y letalidad. 
 
Ante esta situación como Iglesia católica en Colombia y como Red Cáritas Internacional hemos desarrollado esfuerzos de cooperación y solidaridad nacional e internacional para aliviar la situación de las poblaciones afectadas por la crisis humanitaria,  adaptando nuestros proyectos para responder humanitariamente a la situación y  generando acciones, desde las diferentes jurisdicciones eclesiásticas,  para ofrecer alimentos, agua potable, kits de higiene, transferencias multipropósito, apoyos para hospedaje y acompañamiento psicológico y espiritual, a los que más lo necesitan. A través de los proyectos directos del SNPS se están atendiendo más de 6.140 familias y se han gestionado con el gobierno nacional más de 21.826 ayudas alimentarias y de higiene, que están programadas para ser entregadas en las próximas semanas. 
 
Solicitamos a la comunidad internacional todo su acompañamiento y apoyo para continuar desarrollando acciones colectivas y humanitarias articuladas, como respuesta a la emergencia sanitaria y social causada por el COVID 19.
 
2. Con relación a las situaciones de violencia, queremos señalar nuestra preocupación por el avance de los nuevos y antiguos grupos armados, que aprovechando la situación de aislamiento preventivo buscan tomar bajo su control varios territorios afectando significativamente a las comunidades, que en ellos habitan. Producto de esto y otros factores es alarmante el aumento de violencia y asesinatos contra las y los líderes sociales; el reclutamiento forzado de menores. De acuerdo con el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz – IDEPAZ- en los últimos dos meses, dentro del tiempo de aislamiento por el COVID, han sido asesinados 51 líderes sociales. Del mismo la Coalición Contra la Vinculación de Niños, Niñas y Jóvenes al Conflicto Armado en Colombia –COALICO- advierte sobre el reclutamiento de 128 niños, niñas y adolescentes en los primeros cinco meses del año, lo que significa un incremento del 113%, con relación al año 2019. Este panorama se complica más con la ralentización en la implementación de los Acuerdos de Paz, y el anuncio de levantamiento del cese al fuego por parte ELN.
 
Por ello solicitamos a la comunidad internacional dar seguimiento y desarrollar acciones oportunas y efectivas que permitan la protección de la integridad y la vida de cientos de líderes y lideresas, defensores de los derechos de sus comunidades, quienes se encuentran actualmente amenazados y en condición de riesgo. Igualmente pedimos el apoyo para colocar como alerta internacional el reclutamiento forzado de niñas y niños por grupos armados al margen de la ley y apoyar soluciones conjuntas para que este fenómeno desaparezca, más aún con la actual agudización del conflicto y reconfiguración de los grupos armados en los territorios del país. Por último, les agradecemos continuar acompañando, desde el rol que les corresponde, la implementación de los acuerdos de paz con las FARC, el uso transparente de los recursos destinados para ello y el proceso de construcción de futuros diálogos con el ELN, en aras de aportar a la construcción de paz y el fortalecimiento del tejido social comunitario. 
 
01 de junio de 2020
 
Cáritas Noruega, Cáritas Austria, CAFOD, Cáritas Escocia, Cáritas Francia, Cáritas Alemania, Cáritas Luxemburgo, Cáritas Española y Cáritas Colombia
 
Este Grupo de Trabajo fue creado en 1999 por mandato de Cáritas Internationalis con el objetivo de acompañar el proceso de paz en el país. Cáritas Española forma parte del mismo desde su fundación.