Imprimir esta página

Se amplía la colaboración entre el IFAPA y la empresa de gestión medioambiental BioAlverde

El trabajo conjunto entre entidad pública y privada llevado a cabo en la finca agroecológica de BioAlverde a través del proyecto RAEA amplía la superficie cultivada tras los buenos resultados del último año.


El trabajo conjunto entre entidad pública y privada llevado a cabo en la finca agroecológica de BioAlverde a través del proyecto RAEA amplía la superficie cultivada tras los buenos resultados del último año.


La Red Andaluza de Experimentación Agraria (RAEA) de Cultivos herbáceos extensivos, desarrollada por el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA), tiene dentro de sus objetivos, experimentar sobre la viabilidad de distintas prácticas de cultivo en sistemas de producción ecológica. Para continuar con el desarrollo de esta investigación llegó un acuerdo de colaboración con la empresa de inserción sociolaboral de Cáritas Diocesana de Sevilla que, entre sus servicios, cultiva y distribuye alimentación ecológica en la provincia.

El pasado año se sembraron en las instalaciones de BioAlverde ubicadas en Dos Hermanas, 20 hectáreas de trigo blando y cebada.

Este trabajo fue posible gracias a la participación de la empresa Ragt (propietaria de las simientes) y los distintos abonos ecológicos proporcionados por Seipasa, Geoliva y Econatur. Todas estas entidades, cedieron su material de forma gratuita, a través de su distribuidor en la zona Semillas Sutter, que también colabora en el proyecto en la coordinación y recepción de insumos.

Los resultados fueron buenos y prometedores lo que ha incentivado a las partes implicadas a ampliar las zonas cultivadas en la campaña actual.

En este caso, serán 20 hectáreas de cebada y otras tantas de guisante con la particularidad de que, en este último caso, también podrá analizarse el efecto remanente que los abonos orgánicos aportados el año anterior a esa misma tierra pueda tener en la producción actual.

De esta forma, el IFAPA a través del seguimiento satelital del cultivo y con los mapas de rendimientos de cosecha continuará recopilando información sobre conclusiones en un futuro cada vez más cercano, saldrán a la luz a través de jornadas y publicaciones.

Estamos ante un claro ejemplo de trabajo en equipo y de cooperación entre entidades de ámbito público y privado donde el esfuerzo común reporta beneficios más allá del marco de las propias empresas implicadas.